“Fue la frutilla al postre. En lo individual, mi mejor año sin duda. En 2012 fui campeón pero este año tiene ese aliciente de la selección que fue un sueño que me planteé desde que me nacionalicé. Siempre lo busqué y llegar en este año que se logra el campeonato, fue maravilloso”.

“Cuando uno no está dentro escucha millones de cosas y llegué en un momento que se criticaba al cuerpo técnico, a los jugadores de que eran conflictivos. Aunque uno va con las ganas y sonrisa de estar allí, también va con la idea de con qué se va a encontrar. El cuerpo técnico maravilloso, trabaja de manera espectacular, se ven los resultados porque trabajan muy bien, están en todos los detalles, no solo con los jugadores de la selección sino del rival. El grupo de jugadores, compartí con excelentes personas hasta el punto de sentirme como si hubiera estado desde hace tiempo con ellos”.

Bajo su óptica, Quinteros tiene el pensamiento que este campeonato que termina el sábado no ha sido muy competitivo como en años anteriores: “Este año no fue normal, en otros años que me ha tocado dirigir había equipos como Deportivo Quito, Independiente del Valle, LDU, Emelec, Barcelona, Católica que eran muy fuertes. Ahora por ahí no se vio esa competitividad, se ha decidido entre dos que fueron Barcelona y Emelec. Ojalá que el año que viene haya más equipos competitivos, que el torneo sea más emocionante”, indicó.

Al ser consultado del porqué Emelec no pudo conseguir el tetracampeonato pese a que en ciertos pasajes del año (como en la primera etapa) tenían una ventaja importante: “A veces no se puede tener un nivel constante de juego, de resultados. Lamentablemente para Emelec no lo pudieron mantener”.

Tomado de Studio Futbol.