La puerta de ingreso del Museo de Barcelona en el Puerto Santa Ana emuló a una alfombra roja de alguna gala internacional. Todos los focos, micrófonos y celulares apuntaron a la presentación del zaguero central colombiano, Jefferson Mena Palacios, que se enfundó la divisa del campeón en “busca de más retos y récords por romper”.

El colombiano, de 27 años, arribó a la zona del Astillero junto al presidente José Francisco Cevallos, el vicepresidente deportivo, Carlos Alejandro Alfaro Moreno y el vicepresidente financiero, Juan Alfredo Cuentas.

Desde que pisó el lugar del evento, su cara de asombro era evidente. Pasó de la frialdad del fútbol estadounidense a la calidez, euforia e intensidad del balompié ecuatoriano. Algo más semejante a sus inicios.

Mena tiene una corta trayectoria. Inició su carrera profesional en el Deportivo Independiente de Medellín (DIM) de su país, en 2011. Allí estuvo hasta el 2013, jugó 61 partidos y anotó dos goles.

Después, llevó su fútbol a Norteamérica, a Estados Unidos específicamente. En la Major League Soccer (MLS), en filas del New York City, Mena apareció en 24 encuentros y una sola anotación.

“Vengo a aportar mi trabajo y enfocado en todo lo que he aprendido. Barcelona es un equipo que pelea cosas grandes y nos mantenemos a la altura de este equipo, me siento halagado y tengo mucha expectativa por lo que se viene”, dijo el central, oriundo de Antioquia.

La camiseta que vestirá Mena durante esta campaña 2017 -dorsal 4- fue entregada por una leyenda viviente del club amarillo: Hólger Quiñónez, quien fue un ícono del club en esa misma posición en décadas anteriores.

Zagueros foráneos históricos del ídolo

Pepe Paes

Capitán y líder dentro del campo, el brasileño jugó desde 1978 hasta 1981 como zaguero central. También destacó como mediocampista. Luego se nacionalizó ecu atoriano.

Édison Saldivia

El zaguero central uruguayo venía para Emelec, pero en el avión lo convencieron de jugar en Barcelona. Recio e impecable en el juego aéreo, jugó en la década del 70 en el Ídolo.

De los Santos

El defensa uruguayo dio cátedra en la zaga amarilla a mediados de los ochentas, donde impuso su garra, técnica y vehemencia. Alfredo de los Santos dejó su huella en Barcelona.

Tomado de: Expreso