¡No dejemos que mueran!

1964
Por: Denis Dau Karam

En la indigencia o como mendigos. ¿A qué nos referimos? A esas antiguas figuras del balompié que, siendo aún añoradas, están pasando por momentos mayúsculos de apremio.

Ellos plasmaron sueños y realidades con su juego; sentaron las bases para que la Tri ahora sea gloriosa en las arenas mundialistas. Sin ellos no aparecerían las megainfraestructuras como verdaderos templos futbolísticos y no aflorarían los destellos de históricas anécdotas y reseñas pletóricas.

Tantos y tantos andan recorriendo las calles de nuestra geografía física ecuatoriana solicitando ayuda –casi como si fuera una limosna–; acercándose a directivos que manejan empresas o negocios para pedirles unos cuantos dólares y así calmar en algo sus enfermedades o su senilidad.

En escala menor algunos reciben reconocimientos mediante oficios y diplomas; a otros se los recuerda tras colocar sus nombres en gradas y sectores de los estadios; y tantos otros son estimulados con notas en los medios de comunicación. Todos estos son gestos que los animan, debe crearse un organismo que los proteja hasta su último suspiro natural.

Cabe elaborar una nómina de las glorias que han demostrado calidad humana y deportiva, y para determinar tal listado, que se debe basar en un manual, bien pueden aportar las diversas asociaciones, la misma Federación Ecuatoriana de Fútbol y dirigentes con estatura de solidaridad.

Es interesante que los hinchas tengan un acercamiento y vivencias con las glorias; ahí los directivos deben ser piezas gravitantes para tales reuniones y qué mejor dos ejemplos:

El uno, que Emelec invite a Enrique Raymondi o José Vicente Balseca a un encuentro con un grupo de 100 a 200 seguidores del cuadro azul y con seguridad estos hinchas saldrán con conocimiento del balompié del ayer y con otro espíritu de paz en sus almas.

El segundo, que Barcelona convoque a Alfonso Quijano, Vicente Lecaro o Luciano Macías a un conversatorio con hinchas amarillos, tales seguidores se irán felices y por demás estimulados.

Puede dignificarse también esta nota a otras disciplinas deportivas, como el básquet, béisbol, natación, atletismo y tantas más, como igualmente a conjuntos y nombres de las estrellas del deporte ecuatoriano.

Lo edificante no es abandonarlos, ¡¡¡hay que consagrarlos en vida…!!! (O)

Tomado de: El Universo

  • Isaac Redroban

    Muy buena nota…. Por lo menos en Barcelona esta directiva a empezado con esto. Poco a poco se dejan las Bases.