El efecto post campeonato

1115

Barcelona tiene complicaciones para conseguir su primera victoria en el presente campeonato, la derrota ante Delfín significa la pérdida del invicto por parte de los ‘canarios’ en tres fechas jugadas al momento.

Tener muchas llegadas genera un amplio margen de oportunidades para marcar, pero cuando no existe contundencia en los últimos metros se producen hechos frustrantes como una posesión del balón del 60% por encima del rival, la cual se refleja en una efectividad a nivel de pases del 58%, pero solo dos goles en tres encuentros.

Este Barcelona es distinto al equipo arrollador de la última temporada, si bien es cierto el conjunto de Guillermo Almada le tomó tiempo desarrollar dicho fútbol, al menos en casa y ante los equipos de la Costa mantuvo buenos resultados. Pero el empate ante Macará, recién ascendido, además de la derrota ante Delfín, terminan siendo puntos que te pueden costar una etapa.

Tras el campeonato número catorce para los ‘toreros’ en la próxima temporada se presentó un panorama muy similar al presente. Dos empates ante D. Quevedo 1-1, Manta 0-0 y en la tercera fecha cayó ante Liga de Loja por 2-1, en una temporada donde al final terminó en quinta posición.

La estadística señala que cuando Barcelona tiene un arranque impreciso como éste, al final no consigue el título. Pero si algo distinguió a este mismo equipo en la última temporada es romper los récords, veremos si con un plantel muy similar logra asentarse, solucionar sus asuntos institucionales y encaminarse con el fin de tener una digna participación en la tarea pendiente llamada Copa Libertadores.

Lo cierto es que Barcelona solo dos veces repitió un título al año siguiente: 1970 – 1971 / 1980 – 1981. La última vez que fue bicampeón inició las tres primeras fechas con un empate (El Nacional 0-0), una derrota (Liga 1-0) y una victoria (América 3-2). Con el paso de las fechas nos daremos cuenta si se varía esta situación o el efecto post campeón que se ha presentado en muchos reaparece.

David Morales | Radio Huancavilca 
  • Hector Vasquez

    Estamos ante la secuela de la película del 2013. Un equipo relajado, sin motivacion y sin acoplamiento