¿QUÉ ESTILO ES MEJOR?

Por Vito Muñoz Ugarte para Revista Estadio

Los resultados hablan por si solos. Barcelona es el campeón nacional, aseguró su clasificación a octavos de final de la Copa Libertadores, con dos fechas de anticipación antes del final de la fase de grupos, mostrando un alto ritmo de competencia. Emelec es el vicecampeón, dejó dudas y  tiene problemas para avanzar de fase en su zona.

Guillermo Almada venció al campeón reinante, se impuso al siempre poderoso Estudiantes de La Plata en Argentina y se paseó en Río de Janeiro venciendo al linajudo Botafogo. Sumó 10 puntos y tiene posibilidades de ganar su zona.

Alfredo Arias, en un grupo menos complicado junto al modesto Melgar, al limitado Independiente de Medellín y al favorito River Plate, está con muchos apuros en busca de su pase a la siguiente instancia de la Conmebol Libertadores. Tiene 7 puntos y aún no se clasifica entre los 16 mejores.

Pero más allá de los resultados, la clave está en el estilo. No en tal o cual sino, simplemente, en encontrar y tener uno. El estilo es el colchón, la plataforma que da estabilidad a todo el conjunto, y cualquier equipo estará más propenso a jugar mejor si conoce las claves de su fútbol. Por el contrario, cuando la idea no tiene un rumbo definido resulta fácil perder la seguridad y caer en la confusión y el caos.

Barcelona y Emelec han sido los grandes animadores del último campeonato y de este semestre que está por acabarse, y aunque las razones para llegar a ese punto han sido variadas y diferentes, ambos casos se diferencian por un factor: el uno se puede percibir un estilo definido y el otro, al contrario, vive de amarguras pese a las victorias.

De Alfredo Arias se valora mucho su capacidad para gestionar los momentos complicados y su madera de líder. Es decir, no se discute su idoneidad como técnico. Pero aun así no puede encontrarle la vuelta por completo al Emelec. Por momentos pierde la brújula. Probó muchas cosas, pero algunas veces no  le dio resultado la búsqueda de soluciones posicionales, lo cual le llevó a revolear jugadores de un lado a otro para intentar que alguno le aportara variantes a partir de una ubicación distinta en la cancha. Y si tampoco funcionó fue, justamente, porque nunca quedó clara la idea de equipo. Respetar mucho al rival, ceder la iniciativa por ratos y replegarse si marca un gol, eso trastorna al hincha azul, que en algunas ocasiones pifió a su entrenador en su estadio. Su equipo empuja más que ataca.

Hay ciertas zonas de la cancha en las que la velocidad de elaboración de juego debe ser mayor a la de su ejecución en los últimos metros, pero para que eso suceda es preciso contar con los futbolistas adecuados para esa función, y Barcelona los tuvo. Sus laterales tienden a la participación con sus volantes y así el equipo siempre muestra una idea de claro posicionamiento ofensivo. La alta presión de los jugadores canarios en todas las zonas de la cancha hacen que al conjunto de Almada se lo respete porque siempre te va asfixiar.

La virtud de Guillermo es que su equipo se adaptó a lo que el requirió. Sus  jugadores piensan rápido y  resuelven los inconvenientes con mayor precisión.

Pese a los resultados, – que para nada son malos-, a Emelec le falta pautas claras estos meses, tanto a la hora de atacar como de defender. En conclusión, y más allá de las soluciones individuales que pudo aportar un jugador en un momento determinado, el equipo nunca logró encontrar las llaves del buen juego.

Barcelona siempre tiene conceptos relacionados con la apertura de espacios ante defensas cerradas, la organización en el campo y el manejo de los tiempos, que son los medios que deben conducir a abrir las puertas. Su forma de jugar siempre tiene fundamento, impronta.

Tenemos que aceptar que el fútbol es una materia muy cambiante, y que a veces haciendo lo mismo se obtienen resultados muy distintos. Entonces, si a un técnico se lo incluye en los triunfos por su capacidad para inyectar carácter y ánimos a los suyos, del mismo modo corresponde otorgarle las responsabilidades que le caben si el equipo pasa a tener una dinámica negativa, básicamente porque el líder sigue siendo la misma persona.

Los técnicos son los que le dan vida y funcionamiento a un equipo, para bien y para mal. Y también en este punto sería aconsejable tener las cosas claras y no perder nunca el estilo.

  • Powermix Dj

    NI PARA COMPARAR ENTRE ALMADA Y ESE MAL TECNICO DEL EMELECB PORFAVOR

  • Iks De Mark

    Aqui solo se debe hablar de Barcelona creoq se ekivocan de pagina al publicar eso…