La espera terminó. Los clubes ecuatorianos ya conocen su rival en la próxima fase de Copa Libertadores y Copa Sudamericana. Barcelona y Emelec tendrán el reto más difícil: los octavos de final contra dos poderosos equipos del continente, ambos campeones en su momento del certamen más trascendente de la región.

San Lorenzo es uno de los que más historia tiene en su país y se lo considera dentro de los seis grandes del pueblo gaucho. Eso sí, su clasificación fue agónica y amarró el cupo a octavos metiéndose por la ventana, en los últimos segundos del partido ante Flamengo en la fase inicial.

El último campeón del balompié brasileño es uno de los candidatos en esta edición. Palmeiras busca levantar su segundo cetro de Copa Libertadores, no le va tan bien casa dentro, pero es ese rival que a todos les gustaría evitar. Sin embargo, para que el nombre de un club quede eternamente tatuado en el trofeo de este certamen, hay que vencer a los poderosos.

Emelec es el elenco ecuatoriano que más veces jugó la Copa Libertadores, Barcelona, el que más veces disputó una final. Cada uno busca su revancha. ¿Es posible verlos en cuartos de final?

El Ídolo demostró que ante la adversidad el equipo respondió. Nadie apostaba por el triunfo en Brasil ante Botafogo y lo concretó. Los eléctricos emularon el camino de su vecino de barrio. Cuando parecía que ya tenían los dos pies fuera de Copa, sacaron lo mejor de su rendimiento y clasificaron.

De superar esta fase, Barcelona podría medir a Atlético Paranaense o Santos, ambos de Brasil; mientras que los azules, esperarían por Lanús (Argentina) o The Strongest (Bolivia).

En la otra ‘mitad de la gloria’ Liga de Quito obtuvo un pase plausible. Tenía más opciones de quedarse que de clasificar, pero el aliciente que da Hernán Barcos es el factor más importante en el conjunto albo. De los otros clubes ecuatorianos, su rival, Bolívar, es el de menor engranaje, pero el único líder en su torneo local.

Fuerza Amarilla deberá enfrentar al Independiente Santa Fe, el otrora campeón de la Sudamericana, que vive un presente complicado. Y la Universidad Católica enfrentará al Fluminense de Junior Sornoza (baja por lesión) y Jefferson Orejuela.

El camino está trazado y ninguno lo tiene sencillo. ¿Cuántos sobrevivirán el desafío copero?

Tomado de: Expreso