Foto: Diario El Universo

“Hemos quedado un poco relegados en el campeonato ecuatoriano; lo sabemos.” Fue la conclusión del uruguayo Guillermo Almada, técnico de Barcelona Sporting Club, tras la nueva derrota que sufrió el conjunto canario, esta vez frente a Universidad Católica (0-1) en el estadio Monumental de Guayaquil, el viernes pasado.

El estratega, cuyo equipo apenas cuenta con una victoria en cuatro fechas –contra Fuerza Amarilla (2-0), en el escenario porteño–, lamentó la falta de definición en las oportunidades de gol que produce el elenco torero: “No es que no estemos generando (ocasiones para anotar). El problema es que no estamos concretando”.

En este sentido, el adiestrador charrúa reconoció que sus dirigidos están en una “racha en la que cuesta llevar al marcador todo lo que se genera”.

“Nos volvió a suceder lo que ocurrió contra Deportivo Cuenca”, manifestó el timonel de los canarios, respecto de la derrota anterior (1-0) contra los azuayos. Ya habían perdido también frente a Macará, asimismo por la mínima diferencia, en la primera fecha.

Para Almada, es “increíble” que Barcelona no haya podido anotar contra los santos.

“Generamos unas trece o catorce situaciones de gol, pero los partidos no se ganan con méritos”, agregó.

Admitió además que el cuadro amarillo “se desespera” cuando está abajo en el marcador “porque los minutos transcurren” y no logra empatar.

Los tres puntos que acumula el club canario lo sitúan en la parte baja de la tabla, en detrimento de sus aspiraciones por quedarse con la segunda etapa del torneo nacional, lo que le permitiría disputar las finales nacionales de diciembre contra el Delfín de Manta, inédito ganador de la primera fase.

“Queda seguir trabajando, seguir insistiendo en lo que hacemos y mejorar en la definición. Confío plenamente en mis jugadores. Manteniendo el juego, vamos a ganar partidos”, finalizó el entrenador uruguayo, quien no ocultó su “bronca” tras la debacle canaria.

Tomado de: El Universo