En los últimos años y en la presente temporada, la cantidad de ecuatorianos que han migrado a Brasil para disputar la liga de este país ha aumentado radicalmente.

Desde Polo Carrera en 1966 fichando por el Fluminense, hasta la reciente contratación de Cristian Penilla por el Chapecoense, actual campeón de la Conmebol Sudamericana se registra la evidencia de que el fútbol brasileño ha puesto sus ojos en el mercado ecuatoriano.

La lista la conforman:

  1. Polo Carrera (Fluminense 1996)
  2. Hólger Quiñónez (Vasco Da Gama 1989)
  3. Wagner Rivera (Flamengo 1996)
  4. Máximo Tenorio (Vasco Da Gama 1996)
  5. Ulises de la Cruz (Cruzeiro 1999)
  6. Héctor Carabalí (Sao Paulo y Fluminense)(1999 y 2000)
  7. Fricson George (Santos 1999)
  8. Néicer Reasco (Sao Paulo 2006)
  9. Giovanny Espinoza (Cruzeiro 2008)
  10. Michael Jackson Quiñónez (Santos 2008)
  11. Patricio Urrutia (Fluminense 2009)
  12. Fidel Martínez (Cruzeiro 2009)
  13. Luis Bolaños (Inter de Porto Alegre y Santos)(2009)
  14. Joffre Guerrón (Cruzeiro y Atlético Paranaense)(2009 y 2010)
  15. Édison Méndez (Atlético Mineiro 2010)
  16. Jairo Campos (Atlético Mineiro 2010)
  17. Carlos Tenorio (Vasco Da Gama 2012)
  18. Frickson Erazo (Flamengo, Gremio y At. Mineiro)(2014, 2015 y 2016)
  19. Juan Cazares (Atlético Mineiro 2016)
  20.  Miller Bolaños (Gremio 2016)
  21. Junior Sornoza (Fluminense 2017)
  22. Jefferson Orejuela (Fluminense 2017)
  23. Robert Arboleda (Sao Paulo 2017)
  24. Michael Arroyo (Gremio 2017)
  25. Fernando Guerrero (Chapecoense 2017)
  26. Cristian Penilla (Chapecoense 2017)

En total 26 clubes, incluidos los gigantes como Flamengo, Sao Paulo, Santos y Cruzeiro. Sin embargo ningún ecuatoriano ha logrado vestir la camiseta de Palmeiras, 9 veces campeón del Brasileirao (actual campeón), 3 veces campeón de la Copa de Brasil y 1 vez ganador de la Copa Libertadores de América y que completa el top 5 de los clubes más grandes de la historia del futbol brasileño y sudamericano.

El duelo que se disputará el día de mañana en el Allianz Parque de São Paulo, Brasil entre Palmeiras y Barcelona por los octavos de final de la Conmebol Libertadores podría dejar a más de un directivo del verdao impresionado con los jóvenes talentos que cuenta el elenco torero, para así seguir exportando más jugadores nacionales a la tierra mágica del fútbol.