Foto: Diario El Universo

El equipo canario ha sufrido en esta temporada de un mal que desconoció en el 2016, la efectividad frente al arco ha marcado un bajón sustancial para que el cuadro dirigido por Guillermo Almada hoy se encuentre entre los colistas de la Segunda Etapa.

Esta irregularidad en contundencia, mantiene a Barcelona en la novena posición con dos partidos menos ante El Nacional y Emelec, pero, muy alejado de los líderes como Delfín y Deportivo Cuenca, los cuales le llevan una ventaja de 12 y 11 puntos respectivamente.

Este margen es realmente preocupante, puesto que, incluso en la acumulada se halla muy lejos de los puestos que otorgan boletos directos para la Copa Libertadores del próximo año, razón por la cual, si quisiera participar en dicho evento y no lo logra a través de su puntaje en el Campeonato Ecuatoriano, se vería en la obligación de ganar la actual edición del certamen continental y donde aún se encuentra participando, listo para disputar las Semifinales.

Podemos enumerar varios factores que se han confabulado para que este año, los canarios no se encuentren en la cima del torneo, entre los que más destacan sin lugar a dudas son: la premura con la que se culminó la pretemporada para iniciar su participación en el torneo local. Todo esto, trajo consigo una sobrecarga de trabajo en los jugadores, y la cual se fue evidenciando con el transcurso de los primeros partidos, para posteriormente derivar en lesiones como las de Washington Vera, Pedro Pablo Velasco, Damián Díaz, entre otros.

Además de las constantes lesiones en los jugadores, otra circunstancia que afectó el desempeño del equipo, fue la ausencia de Marcos Caicedo para partidos claves en la recta final de la Primera Etapa, debido a que su contrato fenecía antes y el club dueño de su pase complicó las gestiones con la directiva amarilla, impidiéndole de jugar durante más de un mes.

Y para finalizar, pero no menos importante, el bajón futbolístico de otros jugadores como Ely Esterilla, quien la temporada anterior gracias a su buen desempeño fue citado a la Selección Ecuatoriana, pero que en este año, ni siquiera estuvo cerca de marcar sus mejores participaciones en el terreno de juego.

Todo esto, a la larga terminó influyendo DIRECTAMENTE, para que hoy, el actual CAMPEÓN  ECUATORIANO 2016 (batiendo todos los récords establecidos), esté lejos de alcanzar el sueño del bicampeonato, y convirtiéndolo en un equipo mediocre en productividad de goles.

La muestra más clara e inobjetable se detalla en el siguiente cuadro estadístico, el cual evidencia que jugadores como Washington Vera quien marcó 10 goles la temporada anterior, en esta apenas ha logrado 3; Pedro Pablo Velasco 5 la campaña anterior, en esta lleva 1, y Ely Esterilla con 11 el año pasado y en este apenas 1, refiriendo los casos más graves.

¿Alcanzará con este nivel para pelear al menos por los cupos a torneos internacionales? ¿Podremos mejorar en lo que resta del torneo y alcanzar la contundencia que hemos logrado en la Copa Libertadores?

Revisa el cuadro y saca tus conclusiones:

Datos de: @DavidMorales911