Jonatan Álvez, convirtió un gol desde el punto penal para el triunfo de su equipo ante Clan Juvenil, y ante eso celebró de una forma curiosa.

El atacante se acercó a los graderíos del escenario deportivo, para celebrar con el público para luego tomar el celular de un fanático, y tomar una ‘selfie’.

Luego del acto, Álvez vio la tarjeta amarilla, por parte del juez central que lo pintó a los 81 minutos del compromiso.

MIRA EL FESTEJO: