En enero anterior, durante el Congreso de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), Carlos Villacís, presidente del organismo que asumió el cargo tras la renuncia de Luis Chiriboga –acusado de cinco delitos por la justicia de Estados Unidos y en el país de lavados de activos por la Fiscalía General del Estado–, calificó al 2016 como “uno de los años más oscuros de la historia de nuestro fútbol”, como reseñó este Diario.

Villacís lo dijo al leer un informe escrito “en la tranquilidad de la playa y desde lo más profundo del corazón”. Sin embargo, por terminar su segundo año de gestión, el directivo vive un momento turbulento solo once meses después del informe en el que aseguraba que “ya se notan cambios” en la FEF.

El último capítulo de complicaciones para el dirigente es el de la huelga de los árbitros, que duró 24 horas. Los colegiados aún exigen el pago de casi $ 600.000. “Hay un malestar por la deuda que mantiene la FEF. Hemos tenido varios acuerdos que no se han cumplido”, denunció el lunes pasado Luis Muentes, presidente del gremio de jueces, quien ayer aceptó una nueva promesa de pago para terminar el paro.

Ante la exigencia de los réferis, la Federación reaccionó con un comunicado –no firmado por Villacís, sino por María Velásquez, secretaria general de la entidad– en el que se explica que han realizado “esfuerzos financieros más allá de lo posible”. Se añade que la FEF no puede pagar porque “los canales de televisión que tienen los derechos de transmisión de los partidos del campeonato nacional se encuentran en mora de pago por algunos millones de dólares, lo que ha dado lugar a que ya no podamos cumplir con los valores pendientes”.

Sin embargo, en el actual reglamento del organismo no se menciona que el dinero que provenga de Gamatv y TC estará destinado al pago de árbitros. Tampoco se hizo referencia de aquello el 7 de enero de 2012, en la nota en que EL UNIVERSO informa que la Ecuafútbol tomó el control de los derechos de televisión –los que durante casi cuatro décadas negociaron los clubes por su cuenta–.

Lo ratifica artículo 251 del reglamento del Comité Ejecutivo de la FEF: “El producto de la negociación de los derechos de televisión de que trata el inciso anterior será distribuido de la siguiente manera: setenta por ciento (70%) para los clubes de primera categoría, serie A; veinte por ciento (20%) para los clubes de primera categoría, serie B; y, diez por ciento (10%) para las asociaciones provinciales de fútbol”. No se indican porcentajes de los dineros que ingresan por derechos de TV para pagos “al gremio arbitral y “comisarios de juego”, como dijo la FEF a los jueces al explicar las razones de la deuda.

Hasta el momento, Gamatv y TC no han informado cuándo cancelarán la deuda millonaria, pese a que Villacís comenzó “su gestión en la FEF pidiendo pagos por derechos de TV”, según recogió el portal web de Ecuavisa, el 8 de marzo de 2016. “La situación económica de la Federación no es la mejor, pero estamos trabajando para poder solucionar los problemas y solicito a los canales de televisión que se pongan al día lo más pronto posible”, expresó el dirigente hace 21 meses.

Cuando Chiriboga firmó con los dos medios incautados “no lo hizo con concurso con otros canales ni con el respaldo de todos los equipos del país”, destacó diario El Comercio el 10 de noviembre de 2012.

Fuente: El Universo