El día de ayer en el seno de la Federación Ecuatoriana de Fútbol se llevó a cabo el Congreso del balompié nacional y dentro del mismo se realizaron varios cambios en relación al reglamento, tanto para sanciones como para habilitaciones de jugadores.

Dentro de lo más destacado, se estableció que se castigará con una suspensión de 5 a 8 fechas a todos los jugadores que mediante actos o palabras, discriminen a otra persona o grupo de personas con manifestaciones de tinte racista.

Así mismo, se confirmó que el jugador que escupa a otro, recibirá un castigo de cinco partidos de suspensión a partir de esta temporada.