En partido correspondiente a la Florida Cup, el PSV Eindhoven se impuso en el desempate por penales (5-4) al club brasileño Fluminense, luego de haber empatado 1-1 en el tiempo regular.

El solitario gol del PSV fue obra del delantero holandés Sam Lammers a los 40 minutos de la primera mitad y el tanto del empate vino por cuenta de Robinho Souza al 90.

En la tanda de penales anotaron por el conjunto brasileño anotaron Robinho Souza, Pedro, Jadsón y Chaves, siendo Marlon Santos el gran villano que fallaría el penal y dejaría el camino libre al equipo holandés.

Mientras que por el PSV, anotaron: Chucky Lozano, Armando Obispo, Jorrit Hendrix, Donyell Malen y el uruguayo Gastón Pereiro marcó el último penal que dio el punto extra en esta copa al equipo de Eindhoven.