Barcelona experimentó una transformación en el segundo tiempo y mostrando todos aquellos atributos que le faltaron en la primera etapa, venció ayer 3-1 al Fluminense de Brasil, marcador que lo pone como principal candidato a ganar esta edición de La Florida Cup.

El once abridor que Guillermo Almada puso en el Spectrum Stadium de Orlando no encontró en Washington Vera al conductor que necesitaba, luego de dejar al argentino Damián Díaz en la banca de suplentes. Tampoco explotó la velocidad de los extremos y no tuvo la salida fluida que caracteriza al Ídolo desde que el entrenador uruguayo está al mando.

El centrocampista paraguayo Víctor Ayala denunció su falta de ritmo, incluso para ejecutar los tiros libres.

Con este panorama, a nadie sorprendió que el conjunto brasileño se vaya al descanso en ventaja en el marcador, gracias al gol que Marcos Jr. anotó, aprovechando una acción en la que la defensa amarilla estaba adelantada.

Para la etapa de complemento Almada realizó los ajustes necesarios y fue entonces cuando se comenzó a ver la mejor versión del Ídolo del Astillero.

Vera encontró su fútbol; Erick Castillo y Jonathan Betancourt conformaron una buena sociedad y con velocidad comenzaron a desnudar las limitaciones de la defensa rival.

Justamente una combinación entre Castillo y Betancourt puso la paridad en el marcador y le dio al conjunto ecuatoriano la tranquilidad que necesitaba para afrontar el tramo final del encuentro.

Una nueva arremetida de Betancourt, ante un saque largo de Banguera, le permitió al exjugador de Liga de Quito poner adelante a los amarillos y consolidarlo como uno de los candidatos a ocupar la vacante dejada por el uruguayo Jonatan Álvez. La otra carta de Almada, Juan Ignacio Dinenno, la buscó, pero lució algo incómodo en su nuevo equipo.

Ya con el marcador a favor, Barcelona encontró los espacios para hacer daño, coronando la goleada con una hermosa anotación de Erick Castillo.

Luego de dos presentaciones, el elenco canario suma seis puntos y tiene +3 de gol diferencia, superando en este último rubro al Ranger de Escocia.

El único equipo que podría dejar a los toreros sin el título de La Florida Cup es el Atlético Nacional, que el sábado medirá al Legia. Si gana por dos goles de diferencia será campeón.

Tomado de: Expreso