En 1994 y bajo la presidencia de Isidro Romero Carbo, Barcelona Sporting Club realizó la primera edición de la Noche Amarilla, misma que se celebró en un hotel de la ciudad y que a partir de allí se convirtió en una fiesta que desde sus inicios tuvo como meta fundamental la presentación de los jugadores que integrarían la plantilla para esa temporada.

Años después, fue adoptando otros detalles y elementos que la hicieron más atractiva con los hinchas, como la presentación de la nueva indumentaria que utilizarían, bandas musicales cantando en vivo, entre otros, pero todo esto bajo las directrices del Ingeniero Romero.

El ex presidente canario de origen riobambeño buscaba no solo satisfacer el gusto de los simpatizantes del Ídolo, sino que además pudiera dejar plasmado en su recuerdo momentos memorables que se extenderían hasta la actualidad.

Es así como con el transcurso de los años, esta sana costumbre que empezó exclusivamente como una presentación de equipo, ha continuado con muchas sorpresas.

A partir de la directiva de José Francisco Cevallos, Alfaro Moreno, Aquiles Álvarez y Juan Alfredo Cuentas, Barcelona dio un giro sustancial en su manejo, desde lo más sencillo hasta lo más complejo, cada uno de ellos en su área.

La Noche Amarilla 2016 fue la oportunidad perfecta para que Juan Alfredo Cuentas en conjunto al equipo de Marketing y el aval del Presidente Cevallos, logren lo que para muchos era tan solo un sueño, que estrellas de clase mundial desplieguen su talento y magia en un partido de exhibición disputado en el estadio Monumental.

Luego de analizarlo ampliamente durante varias semanas,  lo decidieron, la estrella brasileña campeona del mundo y de Champions Legue, Ronaldinho, llegó al ‘Coloso del Salado’ para llenar la retina de los amantes al fútbol.

Los resultados no se hicieron esperar, actividades de mercadeo que generaron altos ingresos, sumados a una taquilla sencillamente espectacular, marcaron un precedente en la forma de organizar estas fiestas.

Año 2017, Alfredo Cuentas y su equipo fueron a la carga, en esta oportunidad el elegido fue el ganador del Balón de Oro en la Copa del mundo 2010, Diego Forlán, quien pese a sus ganas no pudo siquiera ser comparado con lo que dejó Ronaldinho.

Pero sin lugar a dudas en el 2018 Cuentas acabó con el mito de que lo de Ronaldinho sería insuperable e inalcanzable, y apostaron por un show compuesto, ya no solo un jugador internacional y campeón mundial como Kaká, sino acompañar esta sorpresa con la participación de un gran cantante venezolano como Nacho que puso a delirar a los aficionados canarios.

La última pregunta que nos viene es, ¿será posible superar lo visto en este año?