Mientras Michael Arroyo se ha mostrado divertido en la puesta a punto para jugar con Barcelona, el director técnico Guillermo Almada dijo este viernes que esperan “ponerlo fuerte” a ‘Gambetita’, pero sobre todo “que se sienta bien desde el punto de vista físico, futbolístico y obviamente psicológico”.

Precisamente esa última condición en mención (la psicológica) fue la que adujo el volante guayaquileño para no rendir en Gremio, esto según publicación del diario Zero Hora, de Porto Alegre, el 17 de enero cuando Arroyo ya no tenía cabida en el equipo gaúcho.

En esa ocasión Zero Hora explicó que Arroyo “alegó falta de motivación para actuar por el equipo gremista” y por eso “el jugador quedó fuera de la delegación en la final de la Libertadores y también del Mundial de Clubes”.

Aparentemente en el club canario es todo lo contrario a Porto Alegre, porque ‘Gambetita’ se ha mostrado con una sonrisa durante las prácticas de esta semana pese a que las intensas lluvias que han caído en Guayaquil alteraron la planificación de Barcelona.

“Está trabajando muy bien. Ha tenido muy buena predisposición. Está haciendo el trabajo diferenciado en doble y triple jornadas con algunos compañeros más que no lo pudieron hacer (desde el inicio de la pretemporada en EE.UU.). Seguramente todavía le quedan unos días, no solo esta semana sino parte de la otra que seguramente le va a quitar posibilidades de jugar (desde el arranque del campeonato). Pero queremos ponerlo fuerte, que se sienta bien desde el punto de vista físicio y futbolístico, y obviamente psicológico para que pueda darnos todo lo que estamos esperando de él”, explicó Almada en rueda de prensa este viernes.

El entrenador uruguayo reiteró que la idea del cuerpo técnico es que Arroyo esté fortalecido para que pueda rendir a “esa exigencia que tiene este club”.

Tomado de: El Universo