El Barcelona del 2018 no tiene un sello de juego y su nivel individual está muy por debajo del equipo que ganó el título del 2016. Esta es la apreciación de Israel Rodríguez, exarquero de Emelec, que dialogó con CityNoticias, de Radio City, la mañana de este viernes.

El exguardameta eléctrico se refirió a los jugadores que han sido señalados tras el fracaso torero en la Copa Sudamericana, cayendo por 2-1 ante el General Díaz, un equipo sin historia copera. Le advirtió al técnico Guillermo Almada que si continúa con ese aspecto de “padrino” con algunos jugadores, el perjudicado podría ser él.

Del nivel de Matías Oyola, Damián Díaz y Ariel Nahuelpán, Rodríguez rescató que los dos primeros tienen calidad; no obstante de Nahuelpán, mencionó que “no es un jugador exquisito para el fútbol”.

“De repente hay personas que dicen que ya llegó su tiempo (de retirarse), en ciertos jugadores. Sabiendo de la calidad que tienen esos jugadores, como Oyola o Díaz, no tanto Nahuelpán porque no es un jugador exquisito para el fútbol, considero que el técnico debe dejar un poco atrás ese aspecto de padrino porque eso le puede significar, que si no saca buenos resultados, sea él uno de los primeros que se vaya”.

“Creo que el técnico tiene mano (para decidir los cambios correctos). Hay jugadores importantes en Barcelona que están buscando la oportunidad. Díaz desde hace mucho tiempo que viene jugando muy mal. En cuanto a juego, Barcelona no tiene un sello y gana porque definitivamente es más que un Técnico Universitario y es más que muchos otros equipos, pero en la parte individual es donde los jugadores no están actuando. Podrán faltar las condiciones en cuanto a la táctica, pero el deseo y las ganas no se pueden ir. Veo un equipo que individualmente está muy por debajo del nivel de ese Barcelona que vimos llevarse la corona 16. Este equipo de Barcelona tiene una particularidad, que ni siquiera de tiro penal la puede meter. Me preocupa este Barcelona”, manifestó Rodríguez.

Tomado de: El Universo.