Luego de su fracasada aventura en la Copa Sudamericana, Barcelona, eliminado en primera ronda por el modesto General Díaz, de Paraguay, visita hoy al Delfín con la ‘obligación’ de ganar, según manifestó José Francisco Cevallos, presidente canario, el pasado viernes.

Quedar fuera del torneo internacional generó críticas por parte de un sector de la hinchada y periodismo hacia el cuerpo técnico que lidera el uruguayo Guillermo Almada.

Y aunque los canarios son terceros en el certamen local con siete puntos, y están invictos, la eliminación y el discreto nivel mostrado por el equipo amarillo generaron preocupación en la dirigencia canaria.

“Tuvimos una reunión bastante larga con el plantel y cuerpo técnico luego del último partido (ante los paraguayos, en Asunción). Expusimos nuestra manera de ver este momento del equipo y cómo salir adelante. Estamos golpeados. Para mí es un duelo que tengo que superar”, declaró Carlos Alfaro Moreno, vicepresidente deportivo de Barcelona, en entrevista con radio Caravana.

Y ante los problemas de contundencia ofensiva de Ariel Nahuelpán es posible que Almada utilice como titular al argentino Juan Ignacio Dinenno.

Mientras, Michael Arroyo es baja porque se recupera de una molestia sufrida en su estreno.

‘Tranquilidad’ manabita

En tanto, en Delfín, que en esta temporada aún no sabe lo que es ganar en el campeonato (dos empates y una derrota. En el 2017, en tres jornadas tenía dos triunfos y un empate), el grupo de Guillermo Sanguinetti mantiene la ‘tranquilidad’.

“La gente a la interna está tranquila, sabiendo que estamos trabajando bien, que el esfuerzo que venimos haciendo ha sido bueno. Sabemos que cuando trabajamos bien los resultados positivos siempre van a llegar a la vuelta de la esquina”, declaró el atacante manabita Carlos Garcés, quien espera que los cetáceos vuelvan a celebrar ante Barcelona. (D)

Tomado de: El Universo