El pasado 23 de marzo el juez Jean Valverde de la Unidad Judicial Norte de Guayaquil dictaminó que había quedado sin efecto la prohibición de transmitir los partidos del torneo ecuatoriano y disponía que los medios de comunicación masiva difundan la señal de los mismos de forma gratuita y abierta mientras se resolvía el negocio con alguna cableoperadora que televise todo el torneo.

La decisión judicial fue celebrada por el político Abdalá Bucaram Pulley, principal impulsador de las acciones en contra de la Ecuafútbol, con Carlos Villacís al frente de esta entidad y quien lideró la negociación con la empresa Gol TV para que se adjudique los derechos de TV en nuestro balompié por los próximos diez años.

Los clubes no hicieron esperar su postura y de forma inmediata emitieron un comunicado en el cual rechazaban la injerencia política en relación al fútbol y señalaban que al ser los dueños de sus derechos estaban en la libertad de negociarlos con quien mejor les convenga.

Ante dicha negativa a la decisión judicial, durante las últimas horas se pudo conocer que el político antes mencionado interpuso una demanda en contra de Carlos Villacís, titular de la FEF y Juan Alfredo Cuentas, Vicepresidente de Barcelona Sporting Club, quien en su momento también se refirió a este controversial tema.