Condenamos la actitud de los supuestos hinchas de Atlético Nacional que dañaron un mural de Emelec y destrozaron pared en un barrio de la ciudad de Manta, donde el equipo colombiano jugó contra el Delfín, por Copa Libertadores.

En otros videos grabados por aficionados se puede observar a simpatizantes verdolagas causando desmanes en diversos sectores del puerto manabita.

Rechazamos estos actos de violencia y hacemos un llamado a la Policía de Migración para que realice estrictos controles en los puntos fronterizos a los buses que trasladan a barristas colombianos.

El año pasado, por motivo del partido de Barcelona vs Santos en Brasil, la Policía de Perú prohibió el paso a los transportes que movilizaban a hinchas amarillos, que intentaron cruzar por tierras sureñas. Los micros, con los fanáticos toreros, tuvieron que regresar a Ecuador, debido a las medidas de seguridad implementadas por las autoridades peruanas.