Pese a que la tabla de posiciones refleja actualmente una diferencia de dos puntos a favor de Liga de Quito, sus jugadores están conscientes de que dicha ventaja es mínima y que en caso de resbalar ante cualquier rival, Barcelona podría arrebatarle nuevamente el primer lugar.

Adrián Gabbarini, guardameta del conjunto universitario, ha manifestado públicamente su preocupación por lo complicado que será el cierre de la etapa teniendo en cuenta que existe una diferencia mínima entre su equipo y el conjunto canario, que espera un traspié para volver al sitial privilegiado.

“Sabemos que Barcelona no va a perder de aquí en más, no podemos aflojar… Sabemos que El Nacional (próximo rival) es uno de los más difíciles que tendremos y saldremos a ganar este domingo”, sentenció.

Cabe señalar que durante la última fecha del campeonato nacional, el Ídolo -con angustia- pudo derrotar sobre la hora a Deportivo Cuenca y con este resultado recuperó momentáneamente la cima del torneo; sin embargo, Liga también se impuso apretadamente a Macará y por ahora logró mantener la diferencia de dos puntos sobre los toreros.