Conversamos con varios hinchas que subieron al cerro, detrás del estadio Monumental, para ver los partidos de Barcelona en los años 80 y 90.

La falta de dinero o de entradas no fue obstáculo para seguir al Ídolo del Ecuador.

Aquí las anécdotas: