Tras disputarse el último cotejo de la fecha 17 de la primera etapa, entre Universidad Católica e Independiente del Valle y que terminó igualado a 1, el empate que el Ídolo cedió ante Aucas se vuelve más doloroso, puesto que al analizar el resto de resultados, todos los equipos ‘jugaron para Barcelona’.

El empate entre Liga de Quito y Emelec, así como el de Católica con los sangolquileños, muestra un panorama aún incierto para el cierre de esta etapa. Lo que sí es seguro, es que, por más puntos que pierda el líder, si nosotros no hacemos lo que tenemos que hacer en la cancha (GANAR), el semestre terminará con lo que más tememos: FRACASO.