Un grupo de barristas de la Sur Oscura acudió ayer hasta las afueras de la Federación Ecuatoriana de Fútbol, en la Av. Las Aguas, norte de Guayaquil, para protestar por las penas impuestas a Beder Caicedo y Máximo Banguera, jugadores del Ídolo, debido a gestos que realizaron a fanáticos emelecistas, durante el último Clásico celebrado en el Capwell.

Para los hinchas amarillos, la FEF es severa al momento de sancionar a Barcelona Sporting Club, pero no es tan enérgica cuando se trata de otros equipos. Esto lo demostraron anoche, al exhibir trapos con imágenes en rechazo a la Ecuafútbol. “¡Con Barcelona no se jode!”, decía uno de los lienzos.

Al conocer que el arquero Banguera no fue sancionado y que la pena para el defensa Caicedo no fue tan drástica, los suroscuras se retiraron en paz.