Pese a estar solo 6 meses en Barcelona se ganó el cariño de todo el barcelonismo. Quizás su paso por el Ídolo no fue el que esperaba él ni la afición, pero el fútbol te da revanchas y más cuando eres un hombre de honor como lo es Víctor Ayala. ¡Éxitos topo! Ojalá algún rato puedas volver…