El presidente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol, Carlos Villacís, reunió a todos sus directores departamentales –la mañana del 25 de junio- para presentarles el plan estratégico del organismo, que regirá desde el 2019 hasta el 2023.

Meses atrás, Villacís descartó su posible aspiración para reelegirse como el principal del fútbol nacional. Sin embargo, en las últimas semanas cambió de opinión. Por esa razón, presentó el proyecto y además planea la contratación de un nuevo entrenador para la Selección mayor, en este 2018.

El directorio de la Federación previo al inicio del Mundial solicitó por unanimidad a Villacís que tome una licencia de 90 días para solucionar los serios problemas financieros que tiene la entidad.

La FEF tiene deudas con instituciones financieras, deterioro de las relaciones con afiliados y una pésima imagen en la Conmebol.  Ni siquiera han pedido alguna ayuda para la organización de la Copa América del 2023.

Además tiene problemas por tomar dos decisiones de forma unilateral como decidir apoyar a Infantino en su candidatura a la presidencia de FIFA y a la designación de México, Canadá y EEUU como sedes del Mundial 2026.

Según se conoció Villacís es el único que quiere reelegirse, el resto del directorio quiere dejar la FEF porque piensan que ya cumplieron su ciclo.