El VAR es bienvenido y bien recibido cuando lo que se decide es a favor de la Selección o club de nuestras simpatías.

Hoy que España ha quedado eliminada del Mundial por decisiones de quienes manejan el VAR, ya comenzaron a surgir opiniones contrarias “cuidado el remedio es peor que la enfermedad”.

Siendo puntuales, el fútbol deporte de contacto físico con 90 minutos y adicionales, cuyas fricciones ahora las deciden con ayuda tecnológica un comité, con zonas del campo con riesgo de sanciones como penales, vuelve a ser y será siempre motivo de opiniones subjetivas y de especulaciones antes y después del VAR, que llegó para ahondar más aún la polémica y la insatisfacción al calor de nuestras pasiones.