Los últimos dos títulos de Barcelona son solo una muestra que para gritar campeón en diciembre el equipo debe estar bien potenciado en la zona defensiva. Tanto en el 2012 que se consiguió la estrella 14 como en el 2016 que se ganó el título 16, el Ídolo del Ecuador consolidó una gran dupla de zagueros en su zona trasera.

Primero al mando de Luis Zubeldía y luego con Gustavo Costas, la dupla estrella en la zaga del Ídolo del Ecuador en el campeonato 2012 fue Jairo Campos y Frickson Erazo, quienes formaron una columna de hierro y lideraron desde el fondo a ese equipo que consiguió el título histórico tras 14 años.

En el 2016, liderado por Guillermo Almada, Barcelona potenció de la nada a Darío Aimar y Andersson Ordóñez al punto que en diciembre hicieron que el equipo sea el que menos gol recibió en toda la temporada. El DT charrúa fortaleció a ambos jugadores que en enero de esa temporada tenían muy poca valía, sin embargo él le dio su confianza y los potenció hasta formar una zaga solvente e inquebrantable.

En esta temporada, Darío Aimar durante los partidos que disputó no encontró su socio ideal. Luis Caicedo lejos quedó de ser el compañero ideal para el exjugador de Liga de Loja. Xavier Arreaga y Felix Torres tampoco han sido solución cuando les tocó participar juntos.