Fernando Muslera, argentino de 32 años pero naturalizado uruguayo, se mandó una macana en el segundo gol de Francia, cuando Griezmann probó de zurda y si bien la pelota se movió, la responsabilidad fue del arquero de la Celeste, que no tocó la bocha pero no pudo frenarla. Un blooper que se repetirá una y otra vez. Al instante (el jugador francés ni gritó el gol), Muslera le pidió “perdón” a sus compañeros.

Mira, EL PERDON:

EL ERROR.