Un hermoso dilema es el que vive Guillermo Almada de cara al inicio de la segunda etapa. En el partido ante Técnico Universitario, Ely Esterilla arrancó las acciones en la volante de marca del equipo, secundado de Gabriel Marques, ambos con la misión de crear juego y cortar el circuito de ataque del equipo rival.

Ambos jugadores, durante los primeros 45 minutos, cumplieron plenamente sus labores, con un Esterilla explosivo y oportuno, el medio campo mantuvo el dinamismo que lo caracteriza desde que él ocupa esa posición. Por el lado del volante brasileño, se lo vio por ciertos tramos lento, sin embargo siempre cumpliendo sus funciones a cabalidad.

Durante el segundo tramo del encuentro, precisamente en el minuto 64 del partido, Almada opto por cambiar el sistema de juego y paso de jugar 4-4-2 al 4-2-3-1 tradicional en el equipo. La variante fue Matías Oyola por un intermitente Marcos Caicedo. El ‘capi’ tomó la posición de Esterilla, y el volante ‘polifuncional´ pasó a tomar la banda derecha del equipo. Oyola ingresó muy bien, dándole rigor a la marca en la zona central del equipo, generando opciones de gol, además de sus clásicas diagonales a la hora de atacar. Marques le dio estabilidad al equipo durante las arremetidas de Oyola.

Esterilla en su posición ‘natural’ genero 3 opciones de gol claras, además de darle mucha velocidad a la banda derecha, que no generó Caicedo cuando estuvo en el campo.

En síntesis, Barcelona tiene variantes en el medio campo, sin embargo un jugador más en esa zona ayudaría en demasía plantel de Almada.