Ayer, 12 de julio pero en 2011 Damián Díaz llegaba a Barcelona por primera vez.  Un jugador diferente que desde que se puso la camisa amarilla, se enamoró de sus colores y lleno de magia todos los estadios del país y de Sudamérica.

Han pasado 7 años y en sus dos etapas que pasó por el Ídolo del Ecuador (2011 – 2013 y 2016 hasta la actualidad) se ha convertido en uno de los máximos referentes de la historia de Barcelona SC.