23 disparos al arco y solo 40% al arco, 17 centros, 3 tiros de esquina y 57% de posición del balón, es el resumen de la ofensiva de Barcelona ante Deportivo Cuenca según Fútbol Metrics, pero aun así apenas logró anotar dos goles en el estadio Monumental.

De todos esos ataques el mayor protagonista fue Cristian Suárez con 6 disparos al arco, ninguno con la suficiente fuerza o colocación para batir al meta Hamilton Piedra, que tampoco se lució ni se extremó en demasía para contener a los delanteros toreros.

Fue tal el dominio canario que hasta Juan Manuel Cobelli, autor de los dos tantos morlacos, y el técnico Guillermo Duró, reconocieron que pudieron salir goleados del templo. Sin embargo no pudieron anotar el chivo ni Esterilla, que excepto la falta penal pasó desapercibido, o Cristian Penilla, quien ingresó al campo totalmente errático luego de su lesión. Apenas Ismael Blanco mantuvo su pólvora encendida en el primer tanto.

La falta de definición dejó muy preocupada a la hinchada amarilla y al técnico Rubén Israel, en especial porque se viene dos partidos bravos ante Emelec y Liga de Quito donde el ídolo no contará con las facilidades defensivas del expreso austral ni le sobraran oportunidades para marcar, en un momento que ya no puede seguirse dando el lujo de perder un solo punto más si desea mantener con vida sus posibilidades de jugar la final.