Emelec y Barcelona tienen prohibido perder hoy. Un empate los deja a los dos fuera de la pelea por ganar la etapa.

No hay espacio para el error. A las 19:00 de hoy, Emelec y Barcelona entrarán a la cancha del estadio Capwell y dos horas después solo uno seguirá en carrera… o tal vez no.

El ídolo marcha en segundo lugar de la tabla con 32 puntos, a cinco del líder Independiente. El campeón es cuarto con 29 unidades.

Los del valle reciben esta noche al Mushuc Runa, rival en teoría accesible, y con cinco fechas pendientes la lectura es simple, Independiente sería inalcanzable para el perdedor del Clásico.

Un empate, sepulta a los dos del astillero.

La presión recae sobre Barcelona. Con un calendario poco favorable, si hoy pierde ante su tradicional rival no solo estará despidiéndose de su sueño de aspirar al título de esta temporada, también pondría en peligro su clasificación a la Copa Libertadores de América 2015.

El reglamento otorga cupos a la Libertadores a los clubes que terminen en los tres primeros lugares en la tabla acumulada. El cuarto, quinto y sexto representarán a Ecuador en la Sudamericana.

En la sumatoria de toda la temporada, el equipo de Rubén Israel tiene 67 puntos (es tercero) y está escoltado por Liga de Quito con 59 unidades. Una derrota amarilla y un triunfo albo, reducirían la diferencia a ocho unidades. El domingo se enfrentarán en Ponciano, escenario que hasta ahora ha resultado inexpugnable para el ídolo.

Con este panorama, hoy Barcelona solo tiene una opción: ganar o ganar.

El panorama de Emelec tampoco es muy favorable. Ya está clasificado a una posible final, pero el 2014 ha sido un año muy exigente en la parte física. Si no gana la etapa, y por ende el título de manera directa, llegará a la definición con una carga de 58 partidos (6 por la Libertadores, 8 por la Sudamericana y 44 por el torneo doméstico), algo poco común en nuestro medio.

El Clásico siempre es especial, pero el de hoy tiene un cartel: «está prohibido perder».

Tomado de: Diario Expreso