En vista que no se vendieron ni la mitad de los 4.500 boletos para la Tribuna San Martín que puso a la venta para la barra de Barcelona, la dirigencia de Emelec decidió dividir esa localidad con una reja, que estará custodiada por un cerco policial, y expender la otra mitad de los boletos para la afición local.