El goleador argentino Ismael Blanco dialogó con la prensa al final del clásico, expresando su alegría por haberse convertido de nuevo en el héroe de Barcelona al anotar otro gol del triunfo sobre Emelec, que se lo dedicó a su hijo recién nacido Ciro y a la hinchada amarilla.