Barcelona SC fichó a principio de temporada al joven volante de 22 años Jonathan De La Cruz, un buen prospecto con diferentes características para aportar en el juego del Ídolo.

Fue una inversión a futuro para la dirigencia. El CAÑONERO llegó al cuadro canario por tres temporadas.

De La Cruz, quien tuvo regulares actuaciones con Universidad Católica, es consciente de que Barcelona cuenta con una amplia plantilla con jugadores de grandes recursos: “Es un reto lindo llegar a Barcelona, muy agradecido a la dirigencia por fijarse en mí. Este es un sueño que tuve siempre. Trabajaré para ganarme un lugar”, señaló De La Cruz cuando llegaba a Guayaquil.

El excamarata se desempeña con comodidad como extremo por izquierda, es un jugador rápido, habilidoso, potente, con buen remate, muy vertiginoso. Pero para jugar en Barcelona no solamente hay que tener fútbol en los pies, también hay que tener pasión, temperamento, garra, enjundia. Esas características que te pueden catapultar a la cima, o su vez si no las tienes puedes ir a las tinieblas.

El medio centro ofensivo jugó el duelo de pretemporada contra Real España en Honduras y frente Aucas donde se destacó durante los minutos que defendió la amarilla.

Mientras que se bautizó con la casaca torera en Manta cuando convirtió un golazo de tiro libre, pero solo fue amistoso, no un compromiso oficial.

‘Chachita’ ha mostrado sus credenciales y el entrenador Rubén Israel es cociente de aquello, sabe que es un futbolista joven con gran proyección. Seguramente le dará la oportunidad de mostrarse. Hoy estará presente en la banca de suplentes del Atahualpa.