Una semana cargada de presión es la que se ha vivido en El Nacional. El presidente del club, Jorge Yunda, en diálogo con EL UNIVERSO, le dio un ultimátum al técnico Octavio Zambrano, pero este último aseguró no conocer nada.

En ese ambiente, y luego de tres derrotas seguidas, el estratega afirmó no sentir apremio alguno de agentes externos, incluido la dirigencia. “La presión me la impongo yo porque tengo que defender una historia grandiosa como la que tiene El Nacional”, puntualizó.

No obstante, reconoció que los plazos para él “se están acabando” porque los técnicos dependen de los resultados. Mas, dijo que solo después de siete fechas será el momento de realizar un análisis a su trabajo.

Además, descartó que la dirigencia le sugiera alineaciones. “Nadie me dice lo que tengo que hacer”, aseguró.

De Barcelona opinó: “Lo respetamos, pero no lo tememos. No tememos a ningún rival y tampoco al entorno porque El Nacional tiene buenos jugadores para hacer un buen partido”, apuntó.

Tomado de: El Universo