La familia Stagg ha estado ligado íntegramente a lo largo de la historia a Barcelona Sporting Club. Un clan distinguido dedicado a servir al club amarillo.

Leonardo Stagg Descalzi fue presidente de la comisión de fútbol en 1997, durante la presidencia de Miguel Marchan. Stagg (padre) fue un destacado dirigente del cuadro torero, salió campeón con Barcelona. Fue pieza principal para armar al equipo que conquistó la sexta corona, un luchador innato por los colores del Ídolo.

Stagg Descalzi fue el gestor para que el club canario tenga el control de la taquilla que obtenía Barcelona como local, ya que antes (1977) era manejado por la FEF.

En la actualidad del Ídolo del Ecuador aparece Leonardo Stagg Peña, hijo del que otrora fue uno de los luchadores para que Barcelona obtenga su segundo bicampeonato (1980-1981).

Queda claro que el barcelonismo no se hurta, se hereda y Stagg Peña es uno de los ejemplos.

Desde hace un par de años Leonardo, abogado de profesión, es el síndico principal de Barcelona en la Ecuafútbol y lucha contra ‘todos’, en los comité ejecutivos de la FEF,  por defender los colores del club torero. Además fue parte de la directiva que gritó campeón en el 2012.