La nueva derrota copera ante Libertad provocó otra lluvia de críticas sobre Rubén Israel, tanto de la hinchada amarilla como de la prensa local, que culpó al técnico uruguayo de que Barcelona no juegue a nada ni tenga un estilo de juego ya con el tercer mes del año encima.