Los rumores que el entrenador Rubén Israel habría puesto un ultimátum para el duelo frente a Deportivo Cuenca se acrecentaron, sin embargo nada se pudo comprobar porque Barcelona obtuvo un resultado positivo y todo sigue su cauce normal.

Al finalizar el encuentro, el entrenador uruguayo respiró hondo y se enfundó en un abrazo con el personal que estaba a su alrededor, tras el triunfo conseguido por su pupilos.

Mira el vídeo: