Barcelona está retomando el estilo que le imprimió el entrenador Rubén Israel el año pasado: defiende con orden y apuesta por la efectividad de los ofensivos para quedarse con los puntos. Ayer, esa fórmula sirvió para imponerse a Universidad Católica en el estadio Olímpico Atahualpa.

Fue un partido donde los camaratas intentaron, pero los toreros pudieron. El equipo capitalino trató de dominar y adelantó las líneas para encerrar a la visita. Pero chocó contra un sistema defensivo que no le dio los espacios necesarios y le mantuvo cerca de la mitad de la cancha.

Barcelona fue efectivo. Ely Esterilla anotó el primer gol tras un pase de Ismael Blanco. Universidad Católica empató de tiro libre, gracias a Efrén Mera, pero el conjunto guayaquileño marcó el segundo gol tras una acción colectiva que terminó con la definición de Álex Colón.

En los minutos finales se dio la polémica: Brahian Alemán remató desde lejos, el balón dio un bote afuera pero el juez dio gol. Después, cambió su decisión.

Tomado de: Diario Expreso