Por: Jonathan Machado, @jmachadom

Cuatro victorias consecutivas ha cosechado Barcelona por Campeonato nacional y Copa Libertadores. El triunfo 2-0 ante el Deportivo Cuenca, el pasado 15 de marzo, fue el puntapié inicial de esta racha positiva.

El cuadro amarillo ha mejoradoen todas las líneas.Los jugadores que mostraban un paupérrimo nivel (Geovanny Nazareno, Andrés Lamas, Alejandro Frezzotti, Marlon de Jesús y Álex Colón) han dado indicios de una mejoría, sin que su rendimiento sea el óptimo. Frezzotti y Lamas deben seguir trabajando para responder a las necesidades del equipo.

Otro jugador que ha se ha destacado es Ismael Blanco, quien no era el delantero letal del año pasado. Dos goles al Mushuc Runa y dos asistencias ante Universidad Católica parecen indicar que su mejor nivel está en camino.

La vuelta, después de la lesión, deMatías Oyola ha sido otro factor determinante. Es el jugador que cualquier equipo quisiera tener. Su habilidad, garra y pundonor lo convierten en el alma y motor del Ídolo del Ecuador. Su presencia en la cancha ha motivado a todos los jugadores.

Quien se merece un análisis diferente es el uruguayo Brahian Alemán. El exjugador de Arsenal de Sarandí hace recordar a Damián ‘Kitu’ Díaz, cuando se convirtió en la pieza clave para la obtención de la estrella 14 en el 2012.

El buen traslado de la pelota, la visión panorámica,la buena pegada, la habilidad con el balón y el ponerse el equipo al hombro hacen recordar al jugador argentino. Alemán ha sido quien hacontagiado de buen fútbolal equipo torero. Ha sido determinante en la mejora del equipo,que se muestra más sólidoque en el arranque del campeonato.

El uruguayo tienecondiciones técnicas y temperamentales para llevar a Barcelona por el buen camino futbolístico. Ya lo está demostrando con goles, asistencias y actitud. Si continúa en ese nivel, será uno de los baluartes del equipo.

El entrenador Rubén Israel poco a poco va encontrando el equipo ideal. Para enfrentar al Deportivo Quito, en el estadio Monumental, tendrá que realizar un cambio obligado: Luis Checa por Andrés Lamas, quien salió expulsado ante Católica. La variante, esta vez obligada, es una de las mayores dudas del entrenador. Checa ha sido suplente en las últimas fechas y dependerá de él regresar a la titularidad.

Si Barcelona sigue mejorando su nivel y corrigiendo sus errorespodrá convertirse en el equipo que la hinchada se imaginaba antes de que inicie el torneo. Aún no está perdida la etapa. El camino es difícil, pero el nuevo funcionamiento hace pensar que se peleará hasta el final.

Tomado de: Bendito Futbol