Al minuto 58 Javier Pastore decretó el triunfo de Argentina al romper el fuera de juego en un cabezazo desde la medialuna de Lucas Biglia, recibir frente a Alexander Domínguez y batir al portero ecuatoriano de un certero toque de primera.