Barcelona, sin ninguna duda, atraviesa el mejor momento del año. Ante el Deportivo Quito, se presenta una gran oportunidad para seguir extendiendo la racha victoriosa. El equipo de Rubén Israel gana, gusta y golea.

El punto de partida fue la victoria ante el Deportivo Cuenca, pero el partido que realmente significó el despunte definitivo fue el triunfo ante Atlético Nacional, en Colombia. Luego llegaron las victorias y, con eso, un mejor rendimiento de la mayoría de jugadores.

Esperemos que el ídolo pueda seguir en esta tónica y llegue al partido más importante del año, contra Libertad, en las mejores condiciones.