José Gavica, ídolo y campeón con Barcelona en la década del 90, comentó que el cuadro torero aún no encuentra el funcionamiento que desea el entrenador uruguayo Rubén Israel.

“Barcelona empezó mal, por ahí se pidió la cabeza del técnico (Rubén Israel) y yo fui uno de los que dijeron que todavía era muy apresurado, porque Barcelona trajo a muchas figuras para que se entiendan, para que tengan un buen engranaje”, destacó Pepín Gavica, campeón en 1991, 1995 y 1997.

Y producto de esta falta de acoplamiento, los canarios cayeron ayer 1-2 ante Deportivo Quito, en el estadio Monumental, y perdieron la racha de cinco victorias consecutivas, una por la Copa Libertadores y cuatro por el torneo nacional.

“Lo que pasó ayer es algo complicado, porque Barcelona venía en alza y el Deportivo Quito también; ambos equipos venían gana​​ndo partidos y eso era muy bueno. Uno espera mucho más; la expectativa de Barcelona se había acrecentado”, comentó el exvolante en una entrevista con Radio City.

“(Ayer) no es que jugó mal, yo pienso que en el primer tiempo hubo errores en la entrega del balón y se lo corrigió en el segundo tiempo, incluso la entrada de Álex Colón le dio más profundidad en el toque”, detalló.

Sobre los comentarios del adiestrador torero, quien insiste en que su equipo jugó bien pese a perder o empatar, Gavica comentó: “El técnico Israel cuida sus intereses. Es como que mi empresa esté tambaleando, pero tengo que decir estoy bien hasta levantar, son estrategias de ellos”.

“Yo soy admirador de él (Rubén Israel) porque a Barcelona lo levantó el año pasado, lo llevó a una final el año pasado y me gusta su estrategia, su forma de trabajar”, remarcó.

Tomado de: El Universo