Ismael Blanco toma con calma su suplencia en estas últimas fechas. Sabe que le llegada de Jonathan Alvez al equipo ha hecho que la competencia crezca y según él, esto le beneficia al plantel para que aumente la competitividad.

El ariete argentino reconoce la presión que existe por parte de los hinchas cuando no convierte.

 “Por ser delantero, en la único que se fija la gente es si yo marco un gol. No sé si ha cambiado la forma de jugar, pero hoy el 9 hace más el trabajo sucio, ahora es difícil porque antes se jugaba más para el 9”, indicó en radio La Deportiva.  “El enganche está desapareciendo. No sé si es por el esquema táctico, desconozco las razones”, agregó.

Blanco integra la nómina que jugará esta noche ante Liga de Portoviejo en un amistoso programado. El técnico Guillermo Almada ha manifestado que le dará la oportunidad para que sume minutos.