El contrato del entrenador Guillermo Almada y su grupo de colaboradores expira el jueves 30 de junio y desde ya la comisión de fútbol de Barcelona SC trabaja para lo que será el segundo semestre del campeonato.

La principal premisa es ganar la primera etapa para conseguir el boleto a la final en diciembre y disputar con algo de aire la Copa Sudamericana durante los últimos meses del año.

Pese a las dudas al final del 2015, el directorio de José Cevallos le ha ratificado su apoyo al técnico Almada. Han mantenido varias conversaciones donde ambas partes se han comprometido a hacer su respectivo trabajo para llevar a Barcelona a la gloria. Tanto dirigentes como el técnico coinciden en la filosofía de juego que quieren ver practicar al equipo y eso ayuda a que el diálogo sea fluido.

La situación económica de la institución también tiene que ver mucho en esto. La influencia que ejercen las deudas impide en que por lo menos en esta temporada se piense en cambiar de entrenadores.

De no ocurrir alguna situación catastrófica, Guillermo Almada a más tardar en los primeros días de junio firmará un nuevo contrato por seis meses; Cevallos no quiere drama en este asunto y por ningún motivo dejará que los días pasen y no se oficialice la situación del cuerpo técnico del equipo.

Desde ya el directorio le habría hecho saber esta pequeña oferta (contrato por seis meses) al DT charrúa y él habría dicho que sí porque está confiando en que las cosas le saldrán mejor que hasta ahora y podrá salir campeón en diciembre.