Las estadísticas no juegan al fútbol pero los números invitan a soñar. Y los seguidores toreros tienen motivos suficientes para creer, apoyados en las cifras, que Barcelona pueda instalarse en la final del campeonato.

Con el 50% de la primera etapa ya disputada, los números de los canarios son mejores que los conseguidos en ese mismo periodo hace cuatro años, cuando terminaron levantando su decimocuarto trofeo nacional.

Si bien los toreros tienen un partido pendiente ante Emelec, que con tres puntos menos e igual cantidad de juegos aplazados también tiene posibilidades intactas de ganar la etapa y soñar con el tetracampeonato, el mejor rendimiento de este Barcelona versus el equipo que se coronó en 2012 es evidente. ¡Y de aquel se dice que era un mejor plantel que el actual!

En once fechas, hace cuatro años, Barcelona había sumado menos puntos que ahora y anotado menos goles a su favor.

De hecho, tres de sus jugadores aparecen en el top ten de los goleadores del actual torneo: Cristian Penilla (6), Jonatan Álvez (5) y Ely Esterilla (4) son los responsables de la mayoría de los 22 tantos que contabiliza Barcelona hasta ahora, ocho más que los anotados hasta la fecha 11 del 2012, año en el que solo un jugador (Narciso Mina) monopolizó la artillería de los toreros con 30 anotaciones.

Nivel no agrada
Si hay algo en común entre el plantel actual y ese equipo del 2012 que empezó siendo dirigido por Luis Zubeldía hasta la fecha 11 y terminó coronándose al mando de Gustavo Costas, sin jugar finales, es que el estilo no agrada plenamente. Pero los resultados son los que mandan y Guillermo Almada lo sabe.

“Destaco mucho la entrega de mis jugadores, a pesar de que a ratos no juegan bien”, dijo el uruguayo el domingo tras vencer 3-2 a Independiente.

Que el hincha y la prensa son ‘resultadistas’ se ha quejado Almada, “pero si queremos ganar el título habrá partidos que debamos ganarlos aunque sea jugando mal”, reconoció. ‘A lo Barcelona’, dicen sus hinchas.

¿Es temprano para festejar?
Sí, por supuesto. “Aún no hemos ganado nada”, quiso quitar presión Almada a sus jugadores. Tiene razón. Los números dicen que Barcelona “va por buen camino”, y es solo eso.

Faltan los duelos de revancha y el Clásico, cuando se juegue, dará una mejor perspectiva para saber hacia dónde van los del Astillero, que llevan reteniendo la copa en Guayaquil ya cuatro años. Y no parecen dispuestos a cederla a otros. Aunque Liga (Q) está ocupada en tratar de salir del fondo, siempre está al acecho Independiente y ahora un mejorado El Nacional.

“Debemos seguir en esta línea ascendente, hemos pasado una gran prueba en este tramo del campeonato, pero debemos seguir mejorando”. El timonel torero lo tiene claro.

Tomado de: El Universo