Tras pasos exitosos por Aucas y Deportivo Quito Pablo Palacios llegó a Barcelona en el 2008 y se convirtió en figura y goleador, pero pese a su calidad técnica y algunos chispazos y golazos como el que le hizo a Argentina en la victoria 2-0 por la eliminatoria a Sudáfrica 2010 el quiteño perdió protagonismo. No retomó su nivel en Emelec, Universidad Católica y El Nacional. Hoy, con 34 años, es parte de Guayaquil Sport, de segunda división, pero mantiene el sueño de volver a brillar en la máxima categoría.

¿Cómo se dio su fichaje por Guayaquil Sport?
No hubo algo concreto en la primera (división). Estaba esperando alguna posibilidad cuando se dio el contacto con el presidente (Julián Aguilar) y (firmé por una temporada) para poder mantenerme en competencia y conservar la parte física y futbolística. Veremos si en junio tenemos una posibilidad en (un club de) primera.

¿Cómo toma estar en segunda división?
Hay algunos compañeros en Guayaquil Sport que pasaron por la primera categoría y eso ayuda en la adaptación y a uno lo hace sentir como si estuviera en la primera. Creo que este será un buen torneo donde se lucha, se mete y podremos estar en la palestra.

¿Por qué no conservó el nivel como en el exhibido en el 2008 en Barcelona?
El hecho de cambiar de posiciones (Universidad Católica y El Nacional, donde lo ubicaron en zonas distintas a la de ataque), de pasar de delantero a actuar de número 5 (volante de marca) y en los últimos años ser carrilero derecho me hicieron perder el protagonismo de ser atacante, de marcar goles. Esto de jugar más atrás ha hecho que yo ya no suene mucho. Pero gente que sabe de fútbol conoce que mi nivel siempre ha sido el mejor y he sido un aporte para el club donde he jugado.

¿Qué recuerda de su paso por Barcelona?
Lo del 2008, cuando fui goleador, fue espectacular para mí. Alcancé un pico alto de rendimiento y todo salió muy bien. Eso me quedará para el recuerdo, sin dejar de lado otras campañas anteriores.

¿Y de Emelec en el 2012?
Marqué pocos goles (tres), pero estoy contento con el trato que recibí. Fue una buena experiencia la de compartir con grandes compañeros y el hecho de vestir una gran camiseta.

¿Qué análisis hace del puntero Barcelona?
Están muy bien, en la pelea, a pocos partidos de lograr la primera etapa. Por toda la hinchada y por lo que genera Barcelona todos deben estar muy contentos.

¿Qué opina sobre la actualidad de Emelec?
Tiene tres años consiguiendo títulos y también tiene chance de ganar esta etapa. Es uno de los equipos que ha despuntado en los últimos años, pero lo que le está faltando es (un título) a nivel internacional. Pero ya vendrán los momentos donde se logre eso.

Si le dieran a elegir entre Barcelona y Emelec para retirarse, ¿cuál elegiría?
A mí me encantaría (retirarme) en Barcelona porque es un club donde siempre quise jugar. Sería volver a estar donde también pasé bonitos momentos.

¿Se les escapó el título a los toreros en el 2008?
Era un sueño a cumplir, estuvimos a punto. Teníamos equipo, pero lastimosamente, a veces, no todo es suficiente.

¿Quisiera tener una revancha con los toreros?
Ese momento y las etapas pasaron, uno no puede engañarse.

¿Estar en segunda lo hace pensar en el retiro?
No me pongo un límite (de edad) y en junio espero regresar a primera. Veré qué se viene más adelante y hasta donde podré llegar.

En 2009 pudo irse a Cruz Azul. ¿Qué pasó?
La oferta no convencía al presidente (de Barcelona Eduardo Maruri.) Por esa razón no pude salir al extranjero. (D)

33
Actuaciones

Ese número de partidos jugó el delantero quiteño Pablo Palacios en El Nacional, su último club en la primera división en 2015. Con los militares apenas marcó un gol.

Siempre en el fútbol habrá cosas buenas y malas, hay que aceptarlas. Esto (estar en segunda división) ayuda en el crecimiento profesional.
Pablo Palacios, Delantero.

Tomado de: El Universo