Fue un aniversario diferente. Esta vez no hubo marchas, fuegos artificiales ni música, pero los 91 años de Barcelona no podían pasar desapercibidos y por eso la dirigencia buscó una alternativa que se mantenga dentro del marco de respeto que merece el país, luego del terremoto del pasado 16 de abril.

La tribuna este y la platea baja de la general sur del estadio Monumental se abrieron ayer al público, para que los barcelonistas puedan presenciar el entrenamiento del Ídolo ecuatoriano.

Aunque la práctica estaba programada para las 19:30, una hora y media antes la gente comenzó a llegar al escenario. Con amigos, en familia o solos, los aficionados no perdieron la oportunidad de presenciar el trabajo del equipo dirigido por el uruguayo Guillermo Almada, que el miércoles recibirá a Deportivo Cuenca en ese mismo escenario.

La celebración fue doble, porque ayer cumplió 30 años el argentino Damián Díaz, uno de los mayores ídolos que han tenido los amarillos en las últimas dos décadas y quien espera conducir al equipo más popular del país a la meta soñada, la corona número 15.

Tomado de: Expreso.ec